Ernesto Molina, hombre de trazos y colores

La pintura evoluciona con cada artista que se apropia de ella para explotar temáticas diversas, desde la interiorización del ser hasta los fenómenos sociales comunes y complejos. Ernesto Molina es un pintor que plasma un estilo, desde el corazón de la Ciudad de México, que va de trazos referidos al enredo hasta construcciones visuales más abstractas.


David Solís Sánchez | Cultural Vox


Un excelente tópico para abrir esta charla, Ernesto, es la pintura y su relación con el hombre moderno…

La pintura contemporánea cuenta para su realización con más materiales , provenientes de la industria. En ocasiones se pueden usar materias primas  y soportes no considerados aptos para el trabajo artístico, pero válidos para lograr  una mayor identificación con el hombre moderno. Se trata de que haya más interés por parte de la población por participar en la experiencia estética, y enriquecer su vida cotidiana. A pesar de que el arte contemporáneo utiliza en ocasiones medios electrónicos y mixtos o eventos efímeros, la pintura no dejará de existir. Hay una necesidad del pintor por expresarse y crear precisamente pintura aún con equipo y materiales básicos provenientes del pasado como los pinceles, el papel, la acuarela o el óleo, por supuesto que los contenidos cambian de acuerdo al momento histórico y social que se vive. El hombre moderno también quiere ver imágenes con las que pueda identificarse.

¿Tiene relación esto que nos cuentas con tu Pintura “Raíces en busca de identidad”?

Raíces en busca de identidad

Raíces en busca de identidad

La pintura “Raíces en busca de identidad” pretende hacer hincapié en la relación de la naturaleza y el contraste con el mundo urbano, en este caso representado por colores intensos y formas inspiradas en los grafitis callejeros. Los materiales usados en ella son sencillamente acuarela y acrílico sobre papel. El título alude a las raíces culturales y a la necesidad de que no se olviden insertándolas precisamente en un mundo altamente tecnificado y globalizado.

¿Cuáles son los escenarios actuales en los que debe pararse un pintor?

Sin despreciar los espacios tradicionales como las galerías, centros culturales y museos, que ya cuentan con un público cautivo, hay espacios que vale la pena experimentar y difundir la pintura. Tales espacios son las bardas públicas( a pesar de lo efímero por el grafiteo a las que están expuestas), paredes de centros escolares, realización de murales colectivos con la participación de la población, La producción de esténciles para impresión en ciertas bardas, e incluso hoy en día con la tecnología adecuada es posible realizar impresiones de originales de pintura en diversos materiales, como textiles, plotters monumentales, o en su caso pequeños formatos: calendarios, tazas, carpetas y cualquier material susceptible de imprimirse, usando como original una pintura. El pintor también puede acudir a impartir talleres y ofrecer conferencias, así como colaborar en revistas y libros.

Los artistas en general están destinados a trabajar mucho para dar a conocer sus creaciones…

Es verdad, el proceso creativo puede ser largo y no todo lo que se produce puede tener buenos resultados. Es necesario experimentar, finalizar las obras y posteriormente lograr enlaces con centros culturales, galerías, cafeterías o bien difundirlas de manera digital en portales de arte.

Cada pintor tiene su propio proceso creativo, ¿Cuál es el tuyo?

Tengo el impulso de empezar a trazar líneas o colores a manera de pintura automática, sin bocetos, que irán formando composiciones, sin un plan preconcebido, nunca sé que va ha resultar, trabajo intuitivamente pero con la experiencia de una técnica , si me convence considero aceptable la obra.

También incursionas en la Fotografía, cuéntanos de ello.

La fotografía siempre me ha gustado por el hecho de registrar momentos únicos y guardar testimonios. Trabajo temas urbanos, trato de registrar construcciones que pronto ya no existirán, detalles de muros, ventanas, puertas,objetos, carteles que son expresión de la cultura popular. Procuro siempre salir con una cámara compacta de bolsillo de buena resolución. Siempre hay sorpresas que vale la pena registrar.

¿Qué debe saber el público de Ernesto Molina para admirar su obra?

Considero el arte como una forma de conocimiento, tanto para el autor como para quien percibe el mensaje. La creación artística también enriquece la percepción y sensibilidad, es una herramienta que puede producir diversos estados de conciencia, relajamiento y goce  y repito tanto para el autor y como para el espectador. Estudié Artes Visuales en la UNAM y participé en la formación del grupo SUMA, colectivo que se especializó en el arte urbano.

Parte de la obra del grupo como la realizada de forma individual se encuentra en colecciones del Museo de Arte Moderno, Museo Nacional de la Estampa, Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca y el Museo de Arte Contemporáneo de la UNAM, además se ha expuesto en las ciudades de Guadalajara, Morelia,  Rio de Janeiro, Nueva York, La Habana, Amsterdam, París, Madrid, Bogotá.

¿Algo más que desees añadir?

Agradezco profundamente la atención brindada para esta entrevista, y mi deseo para que quien la lea goce de la creación y actividad artística, ya que enriquece como ser individual y social.*

Imágenes: Cortesía Ernesto Molina

One Response to Ernesto Molina, hombre de trazos y colores

  1. OSWALDO MEJIA dice:

    EXCELENTE, HERMANO ARTISTA ERNESTO MOLINA. UN GRAN ABRAZO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *